¿Malos hábitos?

“El hábito es el maestro más eficaz”
(Cayo Plinio El joven)

De los malos hábitos en nuestra diaria alimentación esta muy bueno poder reflexionar…

Entendiendo que un hábito es toda conducta que se repite en el tiempo de modo sistemático, sin determinar si es beneficioso o no para nuestro cuerpo físico o sutil (mente), el hecho es que ¡lo repetimos en el tiempo! por lo que solo después de algún “síntoma” o “enfermedad” especifica notamos que…tal vez hay algo que no estoy haciendo muy bien en mi día a día…

Es en esas situaciones que  nos damos cuenta que  hay algunos malos hábitos que no reconocemos a la primera, ¡incluso después de años de practicarlos todavía no descubrimos que precisamente ellos son los responsables de una mala digestión y con ello una serie de problemas en otros órganos!

Así que para ayudarte a una autorreflexión, te dejo cinco conductas muy generalizadas de las que deberíamos alejarnos:

1. Comer demás. Significa que aún ya no teniendo hambre fisiológica la cual se siente cuando el estómago se llena, seguimos comiendo por antojo o ansiedad hasta que la comida nos llega casi a las orejas

2. Comer de nuevo cuando todavía no hemos acabado de digerir la comida anterior y ni siquiera sentimos hambre. A veces porque “toca comer” o de igual manera porque comemos por ansiedad y emociones…

3. Mucho agua o líquidos durante las comidas y además muy fría o con muchos hielos (esta conducta baja el poder digestivo o agni y las enzimas). Lo ideal es tomarla al después de las comidas.  Las infusiones post digestivas son muy beneficiosas para nuestro metabolismo, siempre y cuando las tomemos 30 minutos  después de comer.

4. Comer cuando se tiene congestión nasal y ni siquiera te sabe la comida (lo ideal es mantener una dieta liquida de crema de verduras, caldos,  tés y jugos. Comida ligera y fácil de digerir, con un sazón que te ayude a licuar mucosidades.

5. Comer abundante en horarios del día que son o muy temprano o muy tarde. En estos horarios el metabolismo es lento y no aprovecha lo que vamos a comer, generando una tendencia a subir de peso o lentitud durante el día.

Entonces…¿Cómo puedo trabajar para revertirlo?

  1. Primero date cuenta si algo de lo anterior está todavía en tus hábitos.
  2. Después date la oportunidad de probar hacer lo contrario o lo correcto al menos 3 o 4 veces para poder sentir la diferencia.
  3. Entonces tendrás la convicción suficiente para modificar esta costumbre de forma permanente, lo cual surge desde lo bien que se siente hacerlo diferente.
Espero te sean tan útiles estos consejos, como lo fueron en su momento para mí ¡Abrasoles!

 

AYURPACHA- salud con sazón-

Deja una respuesta